sábado, 7 de abril de 2012

OTRA RULETA RUSA, LA ÚLTIMA




A estas de horas de la agonía
ya nadie vigila la ciudad ni sus calles
campa a sus anchas un olor a podrido
que ha dejado como mancha
el hueco fatal de la caridad
ni siquiera la tiranía
tiene ya que ver con esto
fue el principio el que propuso
su propio final y su entierro…

No me quejo, no podría
soy uno más de los futuros muertos
que no hicieron nada cuando podían
y ahora sólo tiene para comer los restos
mientras esconden su impotente vergüenza
en el raso de su hipotecado féretro…

A esta hora devana los sesos la pregunta
qué verso de verdad tumbaría
lo que no ha edificado la historia
sino la arrogancia y la codicia
de ese perverso que ya somos todos
da igual llamarlo sistema, tú, yo
gestores, tecnócratas o desgobierno
si siempre era otro el que se moría
en un país más abajo
y de un país más arriba
era la obligación de poner remedio…

En el cinismo de esta ruleta
de los uno por los otros
hemos perdidos todos
algunos hasta los ojos
los que para bien o para mal
aún vemos
solo queda a soto voce el quejido
y algún poema lastimero
sobre lo que pudo haber sido
intentando no aburrir por repetirse
en lo tantas veces dicho:
que todos éramos uno y el mismo
que era sólo uno el planeta
que no hay esputo que no caiga
sobre la frente arrogante
del que al cielo lo lanza…
que no hay mal que cien años dure
ni cuerpo que lo aguante
que se acabó lo que se daba
que pim, pam, pum…
y que sálvese quien puede
si queda alguien que pueda salvarse

Carmen Soriano López
Todos los derechos reservados

10 comentarios:

  1. A esta hora y después, de Narciso se oía un quejido precoz desde el lago gritado, que no se acabe todo lo que ocurre a mi lado, pues con ese final hasta yo me he acabado...Un poema genial para un corto viernes santo, las palabras se tiñen de un olor a sudario, que nada mistifica, pues verdad es que ya los puentes se han quebrado, el agua huele mal, el cielo es amarillo...Un quejido genial, igual al de los niños que comparten su pan, su dolor, sus amigos...Gracias querida, gracias...!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Restrepo ya no reconozco a mis vecinos ni las calles son aquellas amigas que se llenaban, en semana santa, de cera y sentimiento bien entendido... el paso de las imágenes resulta tan hueco como la esperanza de esta gente que hasta hoy no sabía, que todo mal se paga, que la omisión también es pecado... que no tiene sentido pasear a un cristo apartando de la calle a los que viven sin cobijo... gracias por pasar atendiendo a mis quejidos. Besos.

      Eliminar
  2. Es mucho lo que de juegos entendemos; por carecer de formalismos adecuados. Fascinación la que poseemos... Nos entretenemos los unos a los otros como autómatas; sin inventar nuevas tácticas o razones, solo las aprendidas. ¿Es que acaso todo lo sabemos? Cuando sin el correcto clavo o sazón, como espirales, no nos renovamos. Al final, todos como pasajeros de una estación de ferrocarril, partiremos y otros en nuestro lugar, permaneceremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con toda razón Marco, llega al final este absurdo recorrido que ha mantenido al ser humano absolutamente dividido, amnésico de la verdad más primitiva, de la justicia necesaria y el respeto por el individuo. Tanto por hacer y no hemos hecho nada, porque nos gusta creer que los medios engañan y que no puede ser que cada tres segundo muera un ser humano de hambre, no lo creemos teniendo un Mcdonal´s en cada esquina... ojalá renovarse fuera una opción todavía.

      Eliminar
  3. Las consciencias siguen dormidas. Acostumbradas al café servido en taza. No es que seamos cobardes, es que hemos olvidado la lucha. Generaciones pasadas que lograron nuestro bien estar para dejar que ahora, nos lo esquilmen con nuestra mirada puesta en el miedo en lugar de exigir que los que nos gobiernan no busque excusas para cumplir sus programas compra votos.

    mis respetos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toni por llegar del mejor modo, con tus respetos, ten los míos todos. Soy ácrata por convicción y escritora por devoción, pero también soy fan de la experiencia, si un hombre es un voto, cómo culpar a los gobiernos si siempre supo el demagogo, ponerse en la primera fila para que pareciera que el pueblo le seguía... pero tienes toda la razón, las conciencias siguen dormidas, el despertar es demasiado caro, supone hacer un ejercicio al que no estamos acostumbrado, renunciar... mil gracias por pasar por mi lugar y dejar tan elegante huella.

      Eliminar
  4. Europa. Tienes los ojos más límpidos que han mirado el mundo, y el corazón más rebelde que ha hecho preguntas sobre lo que ve. Será difícil que mucha gente te entienda, cuando casi todo mundo es capaz de ver sólo la neblina de su despropósito mercadotécnico, pero habemos oídos abiertos... aunque anónimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimos o con el cascabel puesto no importa cuántos me entiendan, puedo prestarle mis ojos a quien los quiera o precise, si con ello algo consiguiera, bien sabes que nada tengo y al mismo tiempo lo tengo todo, tengo mi sinceridad, mi anormalidad y mi extravagancia... te tengo a tí y esta simple tarea de no dejar de decir lo que siento y pienso, por más que a veces no quisiera que fuera esto.

      Eliminar
  5. Todo alrededor se desmorona,como se desmoronan las ilusiones por el sendero que lleva a mi alma,cada vez salgo menos,me aíslo de los demás,ni el teclado me satisface pues encuentro nidos vacíos de esperanzas,como poemas sin rima,pienso como tu poeta , también el dolor se apodera de mi,por ver como caen a mi alrededor todos los ídolos¡¡eras de barro!! .
    Te quiero espartana...

    ResponderEliminar
  6. Hace tiempo que la vida no es como era y que quizás sea mejor todo este cambio para que recapacitemos sobre si aquello que eramos era lo más adecuado; quizás ahora dejemos de mirarnos tanto el ombligo... o quizás nos lo sigamos mirando demasiado; pero va siendo el momento de que hagamos algo para salir, que dejemos de poner en manos de otros lo que debemos hacer con las nuestras...

    ResponderEliminar