jueves, 19 de abril de 2012

Un par de alas, alma.



Oye alma…
que de tan gemela me dañas
¿no ves acaso el viento
esa vaharada de mi aliento
que golpea en tu ventana
la impotencia de ver tu sufrimiento?

Oye alma…
yo te guardo donde siempre
envuelta en lino cual tesoro
bajo la muda almohada
sobre la que lloro
sobre la que sueño y hasta invento
que poseo una fábrica de alas…

Oye alma…
si tú desesperas o añoras
soy yo quien se desangra
si te faltas o me faltas
se apaga la luz en mi casa
y no hay Durero que me pinte
con nueve cabezas de larga
como una vestal postmoderna
o como a Eva, descalza…

Oye alma…
si los poetas volaran
no habría nada
sólo páginas vacías
y cielos preñados de pieles
las estrellas sin ser vistas morirían
y con ellas
la esperanza…

Carmen Soriano López
Todos los derechos reservados

domingo, 15 de abril de 2012

A cruz o cruz...


Qué sentido tiene amar de esta manera
sólo sabiendo el comienzo…
el final como quimera
y el camino tan abierto
que ya no es camino
es acechante desierto…

 En mi mundo las monedas
tienen solamente un lado
la de la cruz de la evidencia
la cara en este caso
es la de la suerte que no lanzo
porque es el giro siempre
propenso al desencanto
que no cae nunca sobre mis manos
pero llaga el alma que sigue confiando
hallar en mis bolsillos gastados
alguna cara de vez en cuando…

No uso monedas hago cambios
cambio ilusiones por sueños
cambio vida real por orgasmos
huracanes, terremotos, tolvaneras
todo vale para el alma enferma
que ya no puede vivir serena
porque te ha encontrado
y no tiene cara en sus monedas
ni tiene herramienta en sus manos.

Carmen Soriano Lopez
Todos los derechos reservados

sábado, 7 de abril de 2012

OTRA RULETA RUSA, LA ÚLTIMA




A estas de horas de la agonía
ya nadie vigila la ciudad ni sus calles
campa a sus anchas un olor a podrido
que ha dejado como mancha
el hueco fatal de la caridad
ni siquiera la tiranía
tiene ya que ver con esto
fue el principio el que propuso
su propio final y su entierro…

No me quejo, no podría
soy uno más de los futuros muertos
que no hicieron nada cuando podían
y ahora sólo tiene para comer los restos
mientras esconden su impotente vergüenza
en el raso de su hipotecado féretro…

A esta hora devana los sesos la pregunta
qué verso de verdad tumbaría
lo que no ha edificado la historia
sino la arrogancia y la codicia
de ese perverso que ya somos todos
da igual llamarlo sistema, tú, yo
gestores, tecnócratas o desgobierno
si siempre era otro el que se moría
en un país más abajo
y de un país más arriba
era la obligación de poner remedio…

En el cinismo de esta ruleta
de los uno por los otros
hemos perdidos todos
algunos hasta los ojos
los que para bien o para mal
aún vemos
solo queda a soto voce el quejido
y algún poema lastimero
sobre lo que pudo haber sido
intentando no aburrir por repetirse
en lo tantas veces dicho:
que todos éramos uno y el mismo
que era sólo uno el planeta
que no hay esputo que no caiga
sobre la frente arrogante
del que al cielo lo lanza…
que no hay mal que cien años dure
ni cuerpo que lo aguante
que se acabó lo que se daba
que pim, pam, pum…
y que sálvese quien puede
si queda alguien que pueda salvarse

Carmen Soriano López
Todos los derechos reservados