martes, 12 de abril de 2011

Lo que esconden los olivos.



Coincidiendo con el alba, como cada día, con aquel esfuerzo indescriptible que le suponía a su cansado cuerpo cualquier movimiento, procedió a su rutinario paseo matutino acompañada de sus perros, dos fieles amigos que ya sabían bien cuanto podrían exigirle al ritmo perdido de sus pies, recorrerían los tres en mutua y silenciosa compañía las hectáreas de vega que rodeaban su casa, el más bello y repleto olivar de las cercanías. Un paseo estimulante y necesario que hacía las veces de telonero de esa actuación diaria de vivir como si nada, como si todo estuviera bien, como si estar viva sin vivir fuera realmente fácil, realmente apropiado porque alguien dijo que así era, o porque ella así lo había inventado, o tal vez porque la inercia era tan fuerte y el freno tan escaso que no quedaba otro remedio. De sus disertaciones internas sólo sabían aquellos sus chuchos simpáticos y cada una de las sombras que el sol naciente y los olivos centenarios proyectaban en el suelo. Lo perros, una vez liberados de la correa atada a su cuello, como el cordón umbilical que llevara tatuado que le pertenecían a ella, corrían jugueteando entre los árboles y practicaban el instintivo arte de cazar a los despistados gorriones que picoteaban entre las raíces expuestas de los olivos,  y a alguna que otra urraca que bajaba cerca del suelo en busca de algún tesoro.
                El sol iba ganando altura al mismo tiempo que sus pulmones se dilataban, ella miraba sus animales y envidiaba aquella energía, la vitalidad que subyacía a aquellos saltos, aquellas carreras sin pistoletazo de salida y sin meta, dibujando círculos en la hierba alrededor de ella. Detrás de un olivo gigante, el más antiguo, grande y retorcido casi tanto como sus pensamientos, algo brillaba llamando su atención al mismo tiempo que reclamaba la presencia de los perros que corrieron en aquella dirección donde el sol parecía brillar desde el suelo. Ella llegó después con menos aliento. Igual que una ninfa o como un hada desalada, una mujer tendida en el suelo era la causa y el origen de aquel juego de luces que les había atraído, su piel llena de lentejuelas y purpurina devolvía cada rayo de sol coloreando el aire que la rodeaba,  colores intensos e hipnóticos que hasta podían olfatearse y destacaban como estrellas en la noche en la piel extremadamente blanca de aquella joven que permanecía en el suelo, inmóvil, con sus ojos verdes abiertos sin mirar a nada, o tal vez, viendo de más. Ni un parpadeo, ni un movimiento, sólo el que la brisa de la mañana causaba en su pelo rojo como el fuego, largo y espeso, que se derramaba sin concierto sobre el verde de la grama quemándola sin producir humo alguno. Los perros ladraban como sólo ellos hacen cuando pueden detectar la muerte y parecen increparla con esos aullidos taladrantes y agudos. Ella se arrodilló junto a aquel cuerpo demasiado bello para tenerlo en consideración como al suyo, infinitamente perfecto como para  poder evitar escrutarlo con la mirada, aún sólo un segundo, porque quién puede obviar una obra de arte y mirar el reverso en lugar del hecho artístico allí expuesto. Sus piernas eran largas y musculosas, torneadas por alguna magia lejana a la que sólo algunos bendecidos tienen acceso, sus brazos igualmente largos, como los dedos de sus manos, una longa harmonía que hacía de aquella mujer inerte algo perfecto. Alcanzó a tocarlo con más timidez que miedo, estaba tibio, tal vez por el sol que, enamorado, en él incidía, o tal vez, porque aún quedaba algo de vida, porque así lo pensó ella, quién o qué que allí habitara renunciaría sin pago por abandonarlo. Posó su cabeza sobre el pecho para observar si era el latido tan musical como su presencia, algo escuchaba, a lo lejos, si hubiera prestado buena atención a lo que le contaban sus perros habría sabido que eran sus propios latidos, alterados, los que hacían eco sobre aquel torso blanco y terso. Pero cómo discernir nada en aquel momento embrujado, cómo atender a la razón que se había vertido toda sobre aquella piel y ahora, entre el anhelo y la envidia, saltaba de lentejuela en lentejuela porque no había motivo alguno para volver a meterse en aquel chándal viejo que ocultaba cada centímetro de piel cansada, cada gramo de carne fofa y sin gracia, cada hueso dolorido y cada músculo desesperanzado. No, la razón no volvería, nadie lo haría ni aún cobrando por ello.  Aún así, desasistida por la razón precisa, valoró las distancias, el peso, su escasa fuerza, la ausencia de su teléfono que se quedó en casa esperando como todas sus angustias, el tiempo necesario, todo, no había forma alguna de resolver aquella situación en otro lado, con alguna ayuda, todo quedaba en sus manos, ni siquiera dios la ayudaría porque era claro que si dios aparecía sólo sería para reclamar aquella belleza como suya, posiblemente a disputársela con el mismo diablo.
                Metió su mano derecha debajo del cuello de aquella ninfa y lo posicionó algo más inclinado hacia atrás como hubiera aprendido hacía algunos años. Tiró suavemente de su barbilla hacia abajo para abrir aquella boca que permanecía cerrada, como la de la Gioconda que sólo ella entendiera la sonrisa que dibujaba por dentro, porque había una sonrisa, soterrada, austera y misteriosa en aquella boca enmarcada por unos labios que seguramente, en algún momento otro de aquel, habrían provocado toda suerte de anhelos por besarlos, tal vez, sólo por mirarlos. Tomó aire y poniendo sus labios sobre aquellos, como robando un beso con la excusa perfecta, lo insufló con fuerza, vio entonces como se elevaba el pecho y algo se desbarató en su interior maltrecho, ella, tan poca cosa, tan disuelta y desgastada, estaba allí dentro, dentro de aquel cuerpo perfecto como si fuera suyo, desde siempre, como si fuera el suyo y causaba una suerte de movimiento, poder que sólo ella tenía en aquel momento de dar vida como Geppetto a la más bella madera. Siguió insuflando aire con la misma intensidad que se revolucionaba cada sentimiento, entre lo esotérico y lo erótico, dejándola cada vez más embriagada, y como si fuera un potente alucinógeno, cada elevación del pecho que recibía su aire la transportaba a lugares diversos, donde ya había estado previamente, de los que fue desterrada un día por no dar la talla, todo iba encajando en la psicodelia de aquellos besos que le daba llenos de aire, que al mismo tiempo insuflaban y aspiraban como si la belleza pudiera de alguna forma, por osmosis, transmutarse…
                          ****************************************************************
                Frente a la consulta del dentista del pueblo, un galgo afgano y un labrador hacían el suficiente estruendo como para obligar a todos los que allí había dentro a salir al exterior. Gabriel, el sacamuelas, aún con la mascarilla puesta fue el primero en salir, reconocía aquellos aullidos dolorosamente, eran los mismos que una mañana, hacía dos años, le avisaron de que su hijo menor yacía en el suelo de su dormitorio en una postura poco vital. Gabriel entendía aquel dialecto canino. Se desprendió de su bata y siguió a los animales que se adentraban en el olivar circundante acompañado del viejo Salvador, el cuentacuentos del pueblo que se vio salvado por los ladridos de perder una muela de la que estaba encariñado por más que la maldita le doliera. A medio kilómetro más o menos, en el corazón del olivar que surtía de aceite y recursos a aquella pequeña población, junto a un viejo olivo retorcido hallaron un cadáver, una vecina que acostumbraba a pasear por allí cada mañana, algo huraña e introvertida, lo suficientemente desconocida para todos como para ni siquiera odiarla. De rodillas, con un chándal de color caqui, con la boca abierta sobre la hierba, como si estuviera orando, permanecía rígida a los pies del olivo como si fuera parte intrínseca de aquel paisaje. Mientras Gabriel daba aviso del hallazgo a las autoridades desde su teléfono móvil, el viejo Salvador se persignaba obsesivamente, mientras mascullaba entre los dientes algo de aquellas viejas leyendas que desde siempre, como señal idiosincrática, hicieron de aquel pueblo y su olivar negativa referencia, y motivo de alejamiento de cualquier vecino informado de la existencia de aquel ánima que en él habitaba y se llevaba con ella las almas de los incautos o de los desesperados,  todos muertos arrodillados, con la boca abierta sobre la tierra que cubría las raíces del olivo centenario…

CARMEN SORIANO
Todos los derechos reservados

12 comentarios:

  1. Bueno yo quiero más... quiero saber quien es la ninfa ¿un vampiro? ¿un fantasma? Cuentame más, anda, no me dejes a medias...

    ResponderEliminar
  2. Mi amor, a veces, no hay más que lo que es porque ser no es todo, y a veces son las partes mejor que el mismo todo mi reina, no hay más, pero si sabes donde está la fuente ¿por que no vienes a beber de ella?

    ResponderEliminar
  3. En los brazos del enigma viaja aun el alma liberada, sus perros lloran pero el cielo se encuentra mas poblado, mas nutrida es la luz cuando ufana se aproxima la leal madrugada...Era el aire, no podía darle el bien que a ella misma le faltaba, a riesgo de allanar con sus latidos un frío corazón, al que hace tiempo el vigor o el animo faltaban...La vida se debe a la vida, lo demás ha de tallarse en el mármol de las criptas, con justicia de héroes porque la vida es heroica, vista de lejos y de jornada en jornada...Hermoso cuento, Carmen. Desde todo punto de vista.....

    ResponderEliminar
  4. Que bella prosa tienes amiga mía!! y la historia al completo con ese final tan inesperado, me fascinó Carmen...Un ¡¡¡Bravisimo!!!! Amiga mía!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Que bonito relato deberías de empezar un libro,la verdad es que se queda una con ganas de mas, a mi me gusta muchísimo leer y hace tiempo que no me meto de lleno en nada de lo que leo y hoy me paso que estaba metida en el relato ,me paso el otro día también con otro chico que escribe relatos,un besito artista¡

    ResponderEliminar
  6. Mi querido Restrepo refrendo cada una de tus palabras y por eso mismo y cuanto se de tu vida del titulo de "mi heroe" no te desciendo, pero en el caso de esta pobre vecina, fue el ego y su alter, del que ninguno nada sabemos, quien cayó en la trampa que como toda trampa bien urdida le dejaba escasa escapatoria... mil besos amor, de los que no matan...

    ResponderEliminar
  7. Gracias Cj, cuando de la admiración mutua al cariño me obligas de esta manera, gracias por la lectura y el tiempo, por la benevolencia y por el permiso, eres un cielo de tonalidades exquisitas, beso hasta tus raices...

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Mayte, si fuera cada otro igual que tú, desaparecerían todos los miedos y tendría sentido cada esfuerzo, y ojalá cundiera la empatía que sientes por mis letras, mil besos mi asturiana querida y gracias, como siempre.

    ResponderEliminar
  9. la capacidad descriptiva, de la que haces gala en este relato, te llena de magia desde el principio. Te crispa, te seduce, te va transportando poco a poco hacia el interior del alma de la protagonista... Los olivares centenarios poseen un enlace con un espacio, carente de tiempo, todos sus olivos tienen un misterio en sus troncos retorcidos, pareciera que poseen un alma atrapada. Esa visión de la muerte, escenificada en belleza con formas de mujer, no es otra que ese alma que perfila en imágenes las carencias y anhelos de sus victimas, para atraparlas...
    Francamente, es genial tu prosa, no deja lugar para el aburrimiento...
    En cierta ocasión escribí un microrelato, homenaje a un perro, de una amiga; Lupo, que mi hija adoraba, murió de viejo unos meses antes, y también esta escenificado en un cortijo, rodeado de olivos centenarios, "¿Se quejan las paredes?".....
    Gracias amiga, ha sido todo un placer leerte...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Placer el mío por tu regia llegada Antonia, aún sabiendo ambas como sabemos de la importancia del tiempo, es un honor que vengas y así te dejes en mi casa, mil gracias por ello y un fuerte abrazo, buscaré ese relato entre tanto baile de letras que te rodea, y como ya hablamos haré del tiempo sin prisa la calidad precisa para disfrutarlas...

    ResponderEliminar
  11. Sorbiendo las ansias de soledad
    Oculta su real deseo de vivir
    De bailes no danzados, de vuelos no osados
    Sabía del Olivo, y tras buscar un equívoco
    Segunda oportunidad le otorgaron
    Y pocasmuelas le prestará su imaginación,
    Aunque falta no lo hiciera, para rememorarnos
    Cuántos vals redomó con su fusta recién estrenada…
    Bello paseo por tu cercanía…Maravilla Carmen…Bsts.Grs

    ResponderEliminar
  12. Gracias mi querido Santiago por pasear conmigo, que de los caminos de alma lo sabemos todo, mas nada de su destino y de tanto como esconden los olivos alguien dijo que eran ánimas sus troncos pero no de por qué son tan retorcidos... besotes.

    ResponderEliminar